Afrodescendencias

El actual reconocimiento constitucional de los pueblos afromexicanos advierte un escenario emergente en el país. El decreto, concretado en 2019, llega a México más de quinientos años después de que la diáspora africana iniciara su recorrido por el continente americano. A pesar de las luchas de independencia, la revolución y las rebeliones internas, donde esta población participó activamente, no se les había considerado como sujetos de derecho constitucional, muy por el contrario, se les ha invisibilizado de la historia y del presente. Fue necesario un largo camino de resistencias frente a la explotación esclavista, el racismo y la discriminación, aún dominantes, donde diversas organizaciones afromexicanas o negras, como ellas mismas se han autodenominado, han establecido las pautas necesarias para garantizar sus derechos como ciudadanos mexicanos. Sin embargo, este es sólo el inicio de nuevas luchas que se perfilan para llegar a los objetivos que por décadas se han discutido dentro de las organizaciones familiares, comunitarias y los Encuentros de Pueblos Negros nacionales.

Ir arriba